Stavo sognando di voi (Algún día volveré)

Hola a todos,

Hoy me gustaría compartir con vosotros un nuevo fragmento de mi novela. Si estáis buscando lectura para este verano, estoy segura de que la historia de Julieta os va a encantar.

En esta ocasión os dejo con el primer encuentro de Julieta y Tiziano. Espero que lo disfrutéis.

BNJk5zPCUAAQUZ7

(…) Era un libro de su época de estudios en Italia. Lo sacó del estante y el movimiento al pasar las páginas hizo que un pequeño papel blanco, doblado a la mitad cayera al suelo.

Se agachó para cogerlo y leyó una frase escrita en italiano Stavo sognando di voi. Diez años después, volvía a tener aquella pequeña nota entre las manos y el simple roce de los dedos con el trozo de papel, le hacía recordar todo lo vivido en aquella etapa, poniendo aún sus vellos de punta.

Se acomodó en el sillón de cuero blanco que había en la habitación, invadida por la sensación placentera que las imágenes traían a su mente. Cerró los ojos y se vio sentada de nuevo en un aula de la Academia de Arte de Florencia.

Miraba al chico moreno sentado en la última fila, que parecía haberse quedado dormido. Instantes después se cambió de sitio sentándose justo detrás de ella. Le tocó levemente en la espalda y le dio una nota. La misma que ella tenía ahora en sus manos.

Al leerla, Julieta se volvió para mirarlo y él le devolvió un guiño de ojos. Los ojos más oscuros que jamás había visto. Cuando finalizó la clase el chico se acercó y le preguntó algo, a lo que ella respondió con una negativa. Él poniéndose una gorra y metiendo sus manos en los bolsillos del pantalón, salió de la clase con una media sonrisa y gesto de chulería.

Una chica pelirroja con corte bob, le miraba fascinada con sus enormes ojos verdes. Tenía las puntas del pelo peinadas de forma que le enmarcaban dulcemente el rostro. La raya al lado hacia que su flequillo cayera sobre uno de los ojos, exageradamente maquillados.

Julieta continuaba sentada releyendo la segunda nota que le había enviado el chico. En esta ocasión, se ofrecía a enseñarle italiano y le daba su teléfono.

–No gracias. –Con una sonrisa falsa, había sido su respuesta cuando al salir de clase, le preguntó si quedaban.

Seguía sentada en los bancos recogiendo sus pertenencias, cuando notó que la chica continuaba allí de pie, mirándola con cara de extrañeza. Se acercó a Julieta con la carpeta roja donde guardaba los apuntes apoyada sobre el pecho y las manos cruzadas sujetándola como si albergase un tesoro. Al verla delante, Julieta levantó la vista del papel que todavía sostenía entre sus manos con incredulidad.

–Perdona –le interrumpió–. No he podido evitar oír la conversación entre vosotros. ¿Le has dicho que no, a Tiziano Ramanazzi?

–No sé quién es Tiziano Ramanazzi –respondió secamente.

–Es el chico que acaba de salir. El que te mandó las notas en clase.

–Ah, ¿y qué pasa con él?

–Es el chico más perseguido de la universidad. Si me apuras de Florencia.

–No será para tanto.

–¿Qué no? –le gritó–. Conozco chicas que matarían por su teléfono.

–Pues toma –dijo poniendo el papel en sus manos–. Que te maten a ti.

Se levantó y salió sin decir nada más. La joven se quedó estupefacta por la reacción de Julieta y echó a correr tras ella.

–Espera, espera.

–¿Qué quieres ahora?  –le contestó de mala gana.

–Nada, me has caído bien, solo quiero invitarte a tomar algo. Me llamo Valeria Fioravanti.

Si os ha gustado, podéis descargaros la novela Algún día volveré aquí

Anuncios

Un pensamiento en “Stavo sognando di voi (Algún día volveré)

  1. Pingback: El encuentro (Algún día volveré) | Desde mi cajón desastre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s