Buscando la perfección

Ya he contado en alguna ocasión que cuando empecé a escribir mi segunda novela, jamás pensé que sus personajes y la trama me atrapasen de esta forma (tanto que aún la tengo por terminar).

Segura de que estaba lista, la corregí, realicé su correspondiente inscripción en el registro y la subí a Amazon, donde estuvo tres días, durante los cuales me decía a mí misma que esa historia no podía terminar así. Bueno, de hecho no acababa, era imposible dejar a los personajes colgados de esa manera, ni a los lectores con la incertidumbre de qué sucedería después. Así que tras unas semanas de descanso, los primeros han puesto un poco de su parte y han tenido a bien contarme qué sucede tras esa despedida en el avión.

No me convencía ese final por dos motivos: Uno, a pesar de que era absolutamente realista y posible, no me gustan los finales tristes en las novelas románticas, (bastante jodida es la vida de por sí, para encima dejar a los lectores con mal sabor de boca) y el otro, que tenía una enorme sensación de historia no acabada.

Ahora estoy en ello, falta muy poco para cerra el final y cada vez que releo algunos capítulos encuentro algo que no acaba de convencerme. Se lo he dado a leer a una persona y me dice que le gusta, todo está claro, sin cabos sueltos, pero yo tengo la sensación (por mi nivel de autoexigencia) de que podría ser mejor.

perfección-BenedettiExigirse a uno mismo no está mal (es una forma de superase), pero como yo la empleo para todo en la vida, termino por frustrarme mucho más de lo que me gustaría, aunque no me viene  mal de vez en cuando porque salgo con ideas renovadas. Y es que no lo puedo remediar, soy perfeccionista al máximo. Desde dentro no te das cuenta, te gusta hacer las cosas así y punto, pero cuando lo ves desde fuera, y observas a alguien que también lo es (tengo en mi casa un pequeño ser que es igual que su mamá en ese aspecto y lo considero muy joven para empezar a frustrase) te das cuenta de lo obsesivo que resulta pretender que todo esté como tu esperas.

Una de las frases de Mario Benedetti que más me gusta es: “La perfección es una pulida colección de errores” y es que el ser humano, perfeccionista o no, los comete a diario y es bueno porque de ellos se aprende.

En lo referente a la escritura, he cometido errores que me enervan, principalmente porque he podido leer esa palabra veinte veces sin darme cuenta. Siempre encuentro tal o cual cosa que podría cambiar, una idea que expresar mejor y eso, ralentiza mucho el trabajo.

Por suerte para mí, estos momentos de frustración y empecinamiento no suelen durar más de un día, y aunque no soy perfecta ni busco serlo, sí intento que aquello que yo haga lo sea. En fin, maneras de ser…

Anuncios

Un pensamiento en “Buscando la perfección

  1. Pingback: El escritor debe ser paciente | Desde mi cajón desastre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s