El amor

El amor necesita tiempo. Sólo éste es capaz de reconocer el verdadero, porque no hay juez más sabio que el tiempo.

Consiste en echar la vista atrás, y ser consciente de que algo inesperado como el amor, puede hacerte sentir de forma tan intensa, hasta extremos insospechados, sacando de dentro sensaciones que ni siquiera tú sabes que existen.

 

beso niñosA fin de cuentas, esos son los momentos de los que está hecho el amor.

Momentos de frenesí, de sentimientos encontrados, de intimidad, de besos robados, de besos apasionados. De besos que a veces, arrancan el alma. De los besos que no dimos.

De palabras dichas que merecían ser calladas y de palabras calladas que debían haber sido dichas, porque a veces, las palabras no dicen nada y los silencios lo dicen todo.

De un te odio, seguido de un te quiero.

Momentos de reír recordando el pasado, de llorar por olvidar lo vivido, de hablar de todo y de nada, de enmudecer y mirarse a los ojos, para seguir hablando sin palabras.

De esas relaciones en las que cuanto más quieres menos te dan, y cuanto más das menos tienes, porque en ocasiones, paradójicamente, menos es más.

Momentos de lujuria desatada por sentir al otro sobre ti, momentos en los que no lo tienes, y fantaseas con volver a poseerlo, superando tus expectativas cuando de nuevo, esa fantasía se materializa.

Momentos de deliro en los que crees que no puedes amar más porque te duele, y de repente, ves que te equivocas, porque tu corazón sigue latiendo con fuerza a pesar de todo, haciéndote querer de una forma tan brutal, que incluso te deja sin aliento.

Momentos en los que quieres tanto, que casi, no puedes respirar.

Momentos de tocar el cielo un minuto, para después descender a los infiernos durante días.

amor

El amor está hecho de sentimientos indomables, que se rebelan ante nosotros, volviéndose incontrolables.

El amor está hecho de sinsentidos.

De sonrisas inocentes como las de los niños, otras seductoras, que te hacen estremecer con una tibia mueca sin tocarte, como si un dedo se deslizase despacio por tu espalda desnuda. Sonrisas pintadas de rojo, de amor, provocadoras. Sonrisas tristes que derraman lágrimas invisibles, sonrisa que sólo los que te quieren entienden. Sonrisas cómplices.

El amor está hecho de música y tiene su propia banda sonora, compuesta por esas canciones que no te cansas de escuchar una y otra vez, que te evocan recuerdos, a veces gratos, otras amargos, pero que todavía, después de mucho tiempo, consiguen erizarte la piel con solo sonar los primeros acordes.

Canciones que te transportan al pasado y traen al presente sentimientos que creíamos olvidados, cuando en realidad lo único que habían hecho, era aparcarse en un rincón de nuestra mente, sin molestar.

El amor a menudo, está hecho de pedazos  por los que pasamos de puntillas, casi sin darnos cuenta y de los que sólo somos conscientes cuando los vemos alejarse, desprendiéndose de nuestras manos, rozando despacio las puntas de nuestros dedos, queriendo aferrarse a nosotros.

Momentos irrepetibles que no volverán.

El amor, sencillamente, está hecho de amor.

Anuncios

Un pensamiento en “El amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s