Señales

 

Los que me hayan leído en alguna ocasión sabrán que creo bastante en el destino y me guío por las señales (no es que las vea todas con absoluta claridad pero lo intento). A veces me doy cuenta de ellas a toro pasado y otras, como ahora, las percibo antes, aunque no sepa cuál es su significado.

Unos años atrás, cuando yo tenía unos trece (no hace tanto ;)), aparecía un fragmento de Cien años de soledad en un libro de texto y me propuse leer la novela completa. Tras par de páginas, se me atravesó como me ocurre con todos los libros que terminan diciéndome algo. Sucedió con esta, con El Camino de Delibes y con Los pilares de la tierra de Ken Follett (que por cierto no he terminado), no sé el motivo pero tengo que dejarlos y cogerlos más adelante.

Cien años de soledad fue el primer libro que abandoné y me gustó tan poco la sensación que me produjo, que ese mismo año durante las vacaciones de verano, lo retomé y en esa segunda oportunidad la historia de Macondo y los Buendía me atrapó de tal forma que tardé nada en acabarla.

20140711_130756

Ahora he intentado leer El amor en los tiempos del cólera, y digo intentado porque lo he sacado tres veces de la biblioteca, las mismas que lo he devuelto sin terminar (el ritmo de vida diario y un par de novelas que se han cruzado en mi camino lo han impedido). Y eso me da muchísima rabia, porque si hay algo que me fastidie es dejar las cosas a medias. Así que decidí comprarlo para disfrutarlo sin presión, y aquí viene la historia que quería contar.

En la librería hay un stand con todos los libros de García Márquez, lo busco entre ellos, leo el título y lo cojo de forma automática con la certeza de que es el que estaba buscando. Vuelvo a casa con él, pasa tres días sobre una pila de papeles en mi mesa de trabajo. Por fin, decido abrirlo de nuevo y al leer: “Muchos años, después frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía…” me doy cuenta con gran decepción de que no es el que quería comprar. Hasta ese momento no había sido consciente de mi confusión.

Una vez empezado, por supuesto, voy a terminarlo. No importa que ya lo haya leído, estoy segura de que ha llegado otra vez a mí por algún motivo y algo nuevo me va a enseñar. Cuando lo descubra os lo diré.

 

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s