Bendita paciencia

Bendita paciencia. Cuando decidí que quería compartir lo que escribía con el mundo, un editor amigo de una amiga me dijo que lo primero que debe ser un escritor es paciente. Según él, yo ya lo había sido por el simple hecho de comenzar a escribir una historia, dejarla apartada dos años creyendo que no sería de capaz de continuarla y ponerle el punto final, para retomarla pasado ese tiempo y darle fin. Qué curioso, ahora siempre tengo más de una idea en la cabeza. Demos gracias a que las musas de la inspiración no me han abandonado todavía.

A lo que íbamos, con los años vamos cambiando y yo estoy perdiendo la paciencia. La verdad, es que nunca he sido paciente, pero podía controlarlo. No puedes hacer otra cosa cuando trabajas en un espacio tan reducido como es la cabina de un avión y te toca volar cinco horas con un compañero que se pasa todo el tiempo tarareando sin abrir la boca una cancioncilla que solo dice: umm umm umm. Solo puedes abandonar el lugar mentalmente, abstraerse creo que se dice.

 

 

En otros lugares de trabajo tienes la opción de abandonar un rato tu mesa, salir a despejarte un momento a la calle, a la cafetería… pero dentro de un avión te aguantas hasta que llegas a tierra, aunque ese día, una de las compañeras te provoque ganas de abrir la puerta y sacarla de allí a riesgo de provocar una descompresión explosiva. El caso de algunos pasajeros, merece un post aparte.

Con la escritura me he vuelto impaciente. Como desafortunadamente mi tiempo para escribir es limitado (como el de tantos escritores) quiero aprovechar al máximo el par de horas que le dedico al día, y me frustra mucho que me marcho a recoger a los niños al cole con la sensación de que no he avanzado nada.

descarga (2)Ayer fue uno de esos días en los que, a pesar de sacar adelante otros trabajos, yo lo considero casi perdido. Necesito acabar con lo que tengo entre manos. Calculaba tener el boceto listo para antes de Navidad, pero me he embarcado en otra cosa que ha hecho que lleve dos semanas de atraso. Una vez más, estoy impaciente por acabarlo.

Una de mis frases favoritas es: ” La constancia es la virtud por la que todas las cosas dan su fruto”, paradójicamente para ser constante supongo que antes habrá que ser paciente, si no, es imposible que puedas repetir algo hasta que lo consigas o dedicarle cada día tiempo hasta finalizarlo. Pero yo sigo definiéndome como más constante que paciente.

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s