Amigos con derechos

Llevo unos días viendo en las redes sociales un artículo que afirma que mantener relaciones sexuales con un amigo fortalece el vínculo. Tengo mis dudas al respecto.

Esta es la típica historia en la que cuentas que le pasó a una amiga y, aunque como en mi caso, sea cierto, todo el mundo termina pensando que la protagonista eres tú.

Dicen que ese tipo de relaciones suelen funcionar durante un tiempo, por eso recomiendan que sea un periodo corto. Ya se sabe que los humanos somos seres de costumbres y nos acostumbramos rápido a lo fácil y bueno.
En mi opinión los hombres llevan mejor esta situación porque si acordáis no implicar sentimientos, seguramente, tú seas la que rompa esa regla. Aunque como ya sabemos, toda regla tiene su excepción. Y ese es el caso que yo cuento.

La situación es perfecta: se conocen desde hace tiempo, comparten gustos, hacen las mismas bromas, lo pasan bien juntos, apenas discuten y están solos. Así empieza todo. Ella no encuentra a nadie que le llene y su amigo tampoco, pero echan de menos el sexo y medio de verdad, medio en broma, proponen probarlo juntos. ¿Quién no ha besado en la adolescencia a su mejor amigo?

Sin planearlo surge, porque claro, esto no es algo que digas: mañana a las nueve nos vemos y si eso ya nos acostamos. Y resulta que les gusta y piensan que no pasa nada por repetir, y como funciona y no hay dos sin tres, ¿por qué no seguir así un tiempo?

image

Sus amigos no lo entienden, pero ellos han impuesto sus reglas, las tienen claras y les da igual lo que opine la gente. De hecho, al principio nadie conoce esa relación especial. Así es más emocionante. La historia se complica si comparten el grupo de amigos, porque cada uno de sus movimientos estará continuamente en el punto de mira.

Y así surge la cosa: tienen una complicidad brutal, salen una noche para celebrar el fin de los exámenes y para dar celos a cierta chica, ella le hace el favor a su amigo y se besan. Una tarde, sentados al sol en la cafetería de la facultad hablan sobre el sexo sin compromiso, y bromean sobre cómo les funcionaría a ellos. Al principio parece una locura pero cada vez que abordan el tema parece que la idea gana cordura. Así que, una tarde estudiando, porque a ellos les gusta estudiar juntos, mientras descansan tumbados en la cama, èl enlaza los dedos con los de ella y le pregunta si prueban.

Y de este modo inician esa relación de amigos con derechos. Siguen saliendo de fiesta, van al cine, viajan con el grupo y de vez en cuando, terminan juntos en la cama. Cada vez con más frecuencia. Pero como desde su inicio, esa relación tenía fecha de caducidad, a pesar de lo acordado; se implican sentimientos y todo se precipita.

Sí, se precipita en el momento que ella conoce a un chico de la clase de su amigo. Él al enterarse le echa en cara que se haya liado con el más capullo de la facultad. A pesar de los sentimientos contradictorios, se ven un par de veces más, pero no lo soportan. Y saben que ahí se terminó todo. Y duele. Al final, sólo les quedó reconocer que se les fue de las manos y que como él le dedicó en una de sus letras de rap: su amistad se perdió cuando ella perdió la bragas.

Feliz fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s