Tengo una nueva historia

Bueno, una no. En realidad, tengo mil historias que me rondan la cabeza, pero hay una en concreto que desde hace tiempo ha cobrado cada vez más fuerza. Estaba deseando terminar la segunda parte de “Algún día volveré” para ponerme con ella de pleno. De hecho, no he podido evitar desarrollarla un poco y, a lo tonto, tengo casi setenta páginas.

Por primera vez voy a trabajar en una historia con acción, porque el personaje de Tristán no me deja hacer otra cosa. Al princpio era un chico de lo más normal, pero tras ver un reportaje de Callejeros Viajeros en Brasil, decidí darle un giro al personaje. Desde que comencé a imaginármelo, su madre era brasileña, pero  tras el reportaje pensé en qué podía pasar si una parte de la historia del chico tuviese lugar allí, y me gustó el resultado. Así que nos trasladaremos a Salvador de Bahía unos capítulos para entenderlo todo.

En esta ocasión tengo la trama super trillada. No es que con las otras no lo hubiese hecho así, pero reconozco que como dice José de la Rosa, me dejaba guiar por la brújula interior y aunque creía tenerlo todo muy claro, de pronto, aparecían lagunas. Y eso ralentiza mucho la escritura y te hace dudar. En cambio, con esta historia lo tengo todo claro de princpio a fin, como por ejemplo que serán dos libros: el primero, que se remonta unos años atrás para ubicar al lector y el segundo, que de desarrollará en la actulidad, donde se dará fin a la trama.

Tristán y MeyeTambién tengo claro desde hace meses cómo son mis personajes  físicia y psicológicamente, tanto, que hoy os quiero presentar a Meye y a Tristán. Con el nombre del chico, como se suele decir, mi marido ya me ha dado la primera en la frente preguntándome por qué he elegido un nombre tan feo. Menos mal que no le hago caso y no lo cambio, porque sería como cambiarle el nombre a un conocido por el simple hecho de que no te gustase. Yo cuando vea la foto de ese chico veo a Tristán y no a otro. Luego se ha comportado, y si que me ha ayudado a buscarle un coche y a perfilar muchos aspectos de su vida como piloto recién salido de la escuela.

Y hasta ahí los parecidos con la realidad. Ya sabéis algo de él: que aspira a ser piloto, pero esconde otra vida que dejará a Meye sin aliento.

Ella es una estudiante de derecho. La chica perfecta a ojos de sus padres, pero que fuera de casa es completamente diferente. Y juntos se embaracarán en una historia llena de acción, desconfianza y amor.

Y como dirái Mayra Gomez Kemp: hasta aquí puedo leer.

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s