Amores literarios

Yo pensaba que eso de enamorarse del protagonista de un libro era cosa de adolescentes. De esa etapa en la que se es una enamoradiza. Pero veo que no.

No suelo ser de las personas que se enamoran de personajes literarios. De hecho, he tenido que hacer mucha memoria para recordar cuál podía haber sido el primero. Se llamaba Ben y protagonizaba un libro titulado “Ben quiere a Anna”. Es una historia sobre un niño que se enamora de la compañera nueva de clase, y me pareció un personaje muy tierno.

Ben quiere a Anna

Luego, con fácil que me resultaba enamorarme en la vida real, no recuerdo otro que me quitase el sueño hasta llegar a Alex de “Perdona si te llamo amor”. Supongo que tendría mucho que ver que se despertase mi curiosidad, el hecho de la diferencia de edad entre los protagonistas.

AlexAlex era, como se suele decir, un hombre hecho y derecho. Tenía un buen puesto de trabajo, casa propia y un cochazo. Jajaja supongo que además de lo material, me encandiló el verlo tan perdido en esa relación y cómo se enfrentaba a esa novedad; y, por supuesto, que fuese romano. Eso siempre suma puntos. Tantos, que tras leer la novela vi la película. Reconozco que el actor que eligieron como protagonista me gustó. Luego sacaron la versión española y, aunque no llegué a verla, estos no me convencieron. A mí me suele pasar que cuando le pongo una cara a alguien, no me gusta que cambie.

Luego, por mucha memoria que hago no recuerdo más y supongo que puede ser por que en esos años, leía poca literatura romántica y más de cualquier otro género. Esto me da que pensar que, en esas historias los otros protagonistas no se presentan tan deseables. A pesar de que los hay super interesantes, con ese tipo de trama no vas dispuesta a que te roben en corazón. El tipo mira, gesticula, habla, incluso puede ser el más malo y chulo del barrio pero no llega a calarte. Al menos, en mi caso. Puedo citar libros que me encantaron, pero ninguno de esos hombres llegó a enamorarme.

Por supuesto mis dos de protagonistas: Tiziano y Nacho me tiene loca, pero, tal vez, en un sentido más maternal, para algo los creé yo. Sería más bien como estar orgullosa de mis hijos.

Pero en la actualidad, dos personajes secundarios han conseguido removerme por dentro. Uno es el malo de la película, un narco; y el otro, un mafioso. El narco como ya sabréis los que seguís las reseñas de mi blog es Iago Maneiro de la novela “Un océano entre tú y yo” y el mafioso, Mauro Gabanna de la cuatrilogía “Bajo el cielo púrpura de Roma”.

Igao Maneiro

Iago Maneiro

Mauro Gabanna

Mauro Gabbana

Haciendo un spolier muy gordo a la primera, reconozco que yo hubiese subido a la lancha. Sobre la segunda, juro de verdad, que hacía mucho que no me enganchaba a una historia como a esta última, y gran parte de culpa la tiene Mauro. Así que, como imaginaréis, estoy deseando que salga la cuarta y ultima entrega para conocer el desenlace (aunque desde el segundo libro lo intuyo).

¿Cuales son los protagonistas que os han enamorado?

¡Feliz fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s